Proyecto en colaboración con la agencia Ogilvy & Mather Publicidad. Un proyecto muy interesante que aunque no vió la luz quedó en el recuerdo.
Consistía en convertir en muñeco de fieltro, el monstruo que había pintado un niño. En este caso el monstruo era la cama en la que el niño dormía.